Dime con quién andas…

De forma recurrente estos días he oído hablar del tema de la amistad. La verdad que es un tema difícil del que nunca dejas de aprender. Sin embargo, me gustaría decir un par de cosas sueltas al respecto. Desde pequeños, nos acostumbrabos a intentar encajar en el ambiente que nos rodea. Tenemos un grupo de personas en nuestra clase y no es plan de llevarse mal con la mitad. El grupo de amigos son 7 u 8 personas y no vas a estar haciendo algo que sabes que le puede molestar a uno de ellos. Todo esto está bien y puede ser útil, porque en el trabajo, por ejemplo, estás “obligado” a compartir gran parte de tu tiempo con una gente predeterminada. Por supuesto, siempre es mejor intentar limar asperezas y llevarse lo mejor posible.

Sin embargo, por las tardes, en tu tiempo libre, eres TÚ quien decide CON QUIÉN quieres pasar tu tiempo. Ahí es donde debe entrar el egoísmo en el buen sentido de la palabra. La vida es demasiado corta para desperdiciarla con gente que no te aporta nada. ¿Por qué? Si el mar está lleno de peces. Siempre hay gente afín a uno mismo. ¿Por qué estar cohartándote a ti mismo? Tienes que ser tal cual eres.

A mí por ejemplo, me molesta muchísimo la gente con tendencia a enfadarse. Pienso que la vida ya te da bastantes preocupaciones como para en tu tiempo libre estar pendiente de que esta persona se enfadó por tal o cual chorrada y tienes que estar aguantando su mal humor. O la gente que de 30 días 10 está triste o de mal humor (y muchas veces sin un motivo claro). No quiero a esa gente cerca de mi. Quiero gente vital con ganas de reir y que vean con una sonrisa el día de mañana.

Otra cosa que me encanta, vacilar. Me gusta la gente con buen sentido del humor. Yo JAMÁS me enfado. Me puedes vacilar sobre lo que sea. Subir al tuenti mi peor foto o cachondearte de que suspendí un examen. Me da igual! Ya encontraré algo con lo que meterme contigo y reirnos los dos! Pero hay gente que se traba. O que me prejuzga sin conocerme y me encasilla o que opta por enfadarse. Muy bien. Esa gente no merece un minuto de mi tiempo.

Por supuesto, todo esto dentro de lo razonable. Eso no quiere decir que le diga lo que me da la gana a quien sea. Que no soy un salvaje, sólo digo deberíamos tener a nuestro alrededor gente que esté en nuestra sintonía. Yo tengo un grupo de amigos y amigos-conocidos del que me siento muy satisfecho. Continuamente conocemos a gente nueva, que entre a formar parte de mi gropo de amigos-conocidos depende de este tipo de cosas que he comentado por aquí.

A qué lleva esto? A poder ser tu mismo. A reducir al mínimo el número de malentendidos y situaciones incómodas. A que te resulte más fácil ser feliz. Sé selectivo my friend 😉