Camino

Camino, originally uploaded by Ivan_Lopez.

La vida se va tejiendo delante de nuestras narices. De forma más o menos consciente vamos tomando pequeñas decisiones que marcarán irremediablemente nuestro porvenir futuro.

Hace menos de dos años que la mayoría de mis amigos y yo acabamos la carrera. ¿Qué hacer después? Unos optaron por empresas informáticas, otros por seguir formándose, otros haciendo oposiciones para policía nacional…

Yo opté por hacer oposiciones al cuerpo de profesores de ciclos formativos. No salió y conseguí una beca en el SAII. Un “trabajo” bien remunerado y en el que se trabaja sólo por las mañanas.

Hasta ahí se puede decir que llegue de manera más o menos inconsciente, pero, una vez dentro me propusieron colaborar con una investigación. Es en ése momento cuando tenía ante dos panoramas opuestos:
a) Decir que no. Ahorrarme mil preocupaciones y dedicarme tan sólo al SAII y a rascarme la barriga por las tardes.
b) Decir que sí y aceptar más trabajo sin saber siquiera si iba a cobrar. Tener que practicar el inglés y estar las tardes pringando.

Yo opté por arriesgar y lanzarme a por la b. Hay momentos en la vida en los que hay que apostar, apretar los dientes y luchar. Y creo que en estos momentos de crisis es necesario aprovechar cualquier oportunidad.

Y como suele ocurrir con estas cosas una cosa llevó a la otra y después de unos meses de duro trabajo echo la vista atrás y puedo ver cómo ha cambiado mi camino original:

  • He aprendido muchas cosas sobre cómo organizar un proyecto grande (reuniones score, repositorios, documentación doxygen…)
  • He trabajado con elementos que desconocía de ingeniería del software (esqueletos, patrones de diseño…)
  • He realizado mi primera publicación (en realidad fueron tres 🙂
  • He asistido a mi primer congreso (con exposición de póster en inglés)
Y un largo etcétera en el que podría incluir que se me han abierto las puertas para hacer una estancia investigadora en Edimburgo, seguir creando artículos para conseguir mi primer artículo en revista…
Con esto quiero decir que a veces es importante involucrarse y dar lo mejor de uno mismo. El trabajo que uno realiza es su carta de presentación. Por eso no hay cosa que odie más que la mediocridad, la desidia, el “ya total”, el “qué más da, así mismo y punto”, el “yo de eso no sé”…
Y para ir concluyendo decir que poco a poco voy andando mi camino. Y, como ocurre con el de la foto, no es un camino recto. Sino que se va adaptando a lo que voy encontrando por el camino. Intentando obtener lo mejor de cada situación. Lo último ha sido conseguir un contrato de investigación. Gracias al esfuerzo invertido a priori conseguí unas condiciones un poco mejores. Y, ¿sabes qué? Dicho contrato me permite matricularme gratis en la Universidad. ¿Debería aprovechar la oportunidad?
De nuevo, la respuesta es un rotundo sí. Pienso hacer un máster en investigación. ¿Mi camino parece señalar ahora hacia la investigación? ¿A un doctorado? No lo sé. Ni tengo prisa en decidirlo. Tengo camino todavía por delante que recorrer. Con buena letra. Disfrutando de cada paso.
Anuncios