Un lugar para pensar

30274152644_cc62a1ca0f_b

Hoy querría recordar una cita:

Memento mori

Que podría traducirse por “Recuerda que todos moriremos”. Me gusta porque pienso que a veces es muy fácil dejarse arrastrar por las pequeñas preocupaciones de la vida. Damos demasiada importancia a tonterías, dejamos que el trabajo nos llene de estrés y posponemos la felicidad para el futuro, para algún momento que nunca parece llegar.

Por eso me gusta tener un sitio para pensar. Para saborear la vida. Un lugar que me permita recuperar un poco de perspectiva. Que me permita darme cuenta de que todo va bien. De que nuestros problemas son nimiedades.

Cuando vivía en Tenerife tenía dos rincones así. El rompeolas del Puerto de la Cruz (me encantaba caminar durante la puesta de sol)

4257600918_a4d4beb6c7

y la Avenida Anaga para pasear por la noche.

El tiempo que estuve en Inglaterra aprovechaba para pasear por un parque que, cuando se ponía el sol, se llenaba de murciélagos que salían en busca de comida.

Y ahora, me gustó el sitio que abre este post. Es un lago lleno de vida: peces, patos, zorros hasta un águila he llegado a ver. Las Montañas Rocosas separan el agua del cielo.

 

El lugar es lo de menos. Lo importante es tener tiempo de pensar. Ha sido en lugares así donde me planteaba: ¿Estoy a gusto con cómo va mi vida? ¿No? ¿Hay algo que esté en mi mano para solucionarlo? Pues a por ello.

Ahora recuerdo mis primeros paseos por el lago. Pensaba en lo lejos que estaba de toda mi familia y amigos. No sabía si Lorena podría conseguir trabajo, si había tomado la decisión correcta… Luego puedes ver cómo todo va evolucionando. Como todo va encajando.

Recuerdo también,cuando estaba en Tenerife y me planteaba qué quería en mi futuro. Sopesaba los riesgos y ventajas de convertirme en emigrante. No me gusta tomar las decisiones con impulsividad. Sopeso todo y tomo una decisión. Nunca se puede estar seguro de haber tomado el camino correcto, pero lo importante es que seas tú el que toma las decisiones de tu vida. Para bien o para mal.

Al final y al cabo, la libertad es la posibilidad de escoger.

 

¿Y tú? ¿Tienes un lugar para pensar?

Anuncios