Erasmus Hertfordshire – Resumen malas noticias

Este es un post en el que resumo los problemas encontrados en esta primera quincena de erasmus en la universidad de Hertfordshire que he ido desgranando en las entradas:

Resumiendo mucho mucho el problema principal ha sido el alojamiento. El tutor de informática Peter Lane no ha hecho bien las cosas y nos hemos tenido que buscar la vida para encontrar un sitio fuera de la universidad. Lo cual ha sido muy difícil y nos ha dado algún que otro disgusto.

Por lo tanto y para que sirva de ayuda a futuros erasmus he preparado el siguiente recuadro en el que trato de preveer si tendrás problemas con el alojamiento o no:

  • Si no estudias informática ->todo debería de irte bien
  • Si estudias informática pero te vas a venir el año entero -> haz los papeleos con mucha antelación
  • Si estudias informática y te vienes un semestre -> te deseo todo lo mejor pero a menos que las cosas cambien mucho para el año que viene vas a tener un comienzo bastante difícil.

Y como consejo general, atosiga a emails hasta que te manden todos los papeleos. Haz el application form en mayo y en junio ya deberías de estar pidiendo tu application number. En junio pide la residencia y pásate todo julio y agosto pidiendo que te envien:

  1. Confirmación de la residencia
  2. Offer letter
  3. Carta para pagar el depósito de la residencia

Si tienes todo eso antes de ir todo irá como la seda. Para ilustrar esta entrada he escogido una foto que hice a un monumento de Dalí que me encantó.

Elefante daliense
Elefante daliense

[Actualización]  He creado una entrada una vez finalizado el erasmus. Ahora que veo las cosas con más distancia pienso que tuve bastante mala suerte durante el primer mes pero que no se tiene por qué volver a repetir. A ver qué cuentan los erasmus del año que viene 😉

Aquí el enlace: Fin del erasmus

Anuncios

Erasmus Hertfordshire – Malas noticias III

Ya llegamos al final de la peripecia de estos primeros 15 días. Antes de continuar con la peripecia de buscar casa me gustaría comentar un detalle. Cuando llegamos aquí en todos lados me pedían la “Offer letter” que se supone me debían de haber enviado a casa. Pues bien, cuando ya llevaba aquí cinco días me llaman mis padres y me dicen que llegó una carta de la universidad. Imagino que ya adivinirás lo que era. Además, y casi como anécdota, al llegar me dieron un applicant number distinto al que me dio Peter Lane. Por lo tanto, sobre el coordinador sólo puedo decir dos cosas: hizo todos nuestros papeles MUY TARDE y MAL. Y creo que en gran parte por su culpa (o por su equipo más directo), hemos sufrido un montón de problemas.

Retomando el tema del alojamiento, mi última esperanza era acudir a la oficina caritativa. Allí al fin nos dieron una buena noticia: habían encontrado un casero que aceptaba contratos de un semestre. Fuimos a ver la casa y ese mismo día nos mudamos. Quinto sitio en el que he dormido.

Lo malo es que esta casa está bastante lejos del campus: 22 minutos caminando a ritmo muy “allegro” y es sensiblemente más cara que la anterior porque está cerca del centro del pueblo.

Así que al parecer, después de mucha guerra parece que al fin tengo algo definitivo.  Y bueno, hablando sobre las asignaturas decir que nos han dejado matricularnos de lo que queramos de 1, 2 o 3 y que de las de máster, dependemos de que haya sitio. Porque tienen preferencia los que estén con curso completo.

Por cierto, la universidad tiene contratado con la compañía de guaguas una tarifa especial para universitarios. Pagas 250 libras y tienes guagua ilimitada en la zona 1. Pero, sólo lo tienen por un año. No puedes pagar por semestres. La verdad, es que venir un semestre sólo nos ha dado problemas. Hablaré con el coordinador de Erasmus de aquí (al que quiero agradecer su preocupación por nosotros en este periplo) para que intente conseguir el convenio por un año.

Bueno, la semana que viene empiezan las clases. Sí, ¡en Octubre! Porque esta semana era la “Induction week” una semana en la que sólo se presentaban algunas asignaturas (20 minutitos de charla).

Espero que los próximos posts sean más positivos que estos 😉

Londres
Londres

Erasmus Hertfordshire – Malas noticias II

Seguimos con la historia.

A pesar de todos los problemas yo seguía queriendo hacer el erasmus dado que es mi ilusión y mi derecho el poder hacerlo y también porque he invertido una cantidad importante de dinero (en pasajes de avión sobre todo).

Durante los seis días que teníamos la casa de emergencia estuvimos buscando piso como locos. Nos pasaron una web con varias casas y aprovechamos para mandar muchos correos electrónicos, coger algunos teléfonos y nos apuntamos a la lista de la universidad de “personas que buscan piso”. Sin embargo, no era fácil por varios motivos. Hatfield, donde se encuentra la universidad, no es nada turísitico. Por lo tanto, apenas hay mercado de casas para estudiantes. Hay algunas casas enteras pero claro, tendríamos que buscar a más personas para compartir la casa y nosotros no conocíamos a nadie en nuestra misma situación. Y el otro motivo era que sólo íbamos a estar un semestre.

En el servicio de acomodación de la universidad, una de las chicas que se apiadó de nosotros nos reconoció que el problema era que estábamos un semestre. La universidad quiere asegurarse el dinero del año entero y nos dejó caer que si estuviésemos el año entero podría colocarnos (como después comprabamos con un chico español que vino sin arreglar nada la semana siquiente y lo alojaron en la residencia). Por lo tanto, prima más el dinero que la condición de erasmus.

Volviendo al tema de la casa, no recibimos contestación de ningún email. Y cuando llamábamos la respuesta habitual era “there isn’t any room” o “it’s gone”.  Por fin, nos llamó una chica que nos vió en la lista de la universidad y nos dijo que podríamos mudarnos el viernes. ¡Justo a tiempo! Le dijimos lo de los 6 meses y dijo que no había problema, que podíamos quedarnos hasta el 31 de Enero y que luego bastaba con buscar algún compañero para quedarse en la casa.

Nos mudamos el viernes (de no haber podido mudarnos nos habríamos quedado sin sito). Tercer sitio para dormir ya. La casa no estaba demasiado lejos pero compartíamos con 5 personas más. O sea que éramos 7 en total.

Dimos 300 libras de depósito y el lunes teníamos que ir a pagar. Pero claro, algo tenía que ir mal. Cuando preguntamos (porque ya no nos fiábamos de nada) si nos podíamos quedar hasta el 31 la mujer llamó al casero y este dijo que no, que sería hasta el 12 de Enero y que él no alquilaba la casa por 6 meses. Que nos teníamos que ir. Al parecer, la chica que nos alquilaba la casa había mentido al casero y a los compañeros de casa diciendo que nos quedábamos un año porque estaba desesperada. ¡Parecía que los problemas crecían como hongos!

Hongos ingleses
Hongos ingleses

En este momento, me encontraba sin fuerzas, desganado y con muchas ganas de abandonar mi experiencia erasmus que estaba siendo una pesadilla. La chica nos pidió perdón y nos dijo que la fianza nos la darían al día siguiente en la universidad. ¡Mentira! En la universidad nos dijeron que allí no tenían depósito ninguno. A punto estuvimos de llamar a la policía. Llamamos a la chica y quedamos en la casa. Tras dos intentonas más por fin conseguimos nuestro depósito.

Una de las chicas que trabaja en la oficina se enteró de todos los problemas que estábamos teniendo y se apiadó de nosotros. Buscó alguna casa y claro… no quedaba NADA. Decidió entonces probar con alojarnos con familias. ¡Menuda experiencia erasmus! ¡Viviendo con una familia inglesa! Pero bueno, era eso o la calle. Pero ni así!! Todas las familias estaban cogidas ya. Sólo había una que tenía una habitación pero sólo para chicas. Y nosotros no teníamos donde dormir!!

Gracias a que un amigo nuestro de Portugal tenía coche pudimos sacar nuestras cosas de la casa. Quien nos viera caminando por el pueblo con nuestras cosas sin saber dónde dejarlas. ¿Y la universidad? Nada. Sólo la chica a la que dimos pena se interesó y se ofreció a que dejásemos nuestras cosas en su oficina. Pero claro, eso es a nivel personal no a nivel institucional.

Al final la noche la pasamos en la residencia en la habitación de dos chicas españolas (no es legal pero como era sólo una noche). Cuarto sitio en el que dormía. Al día siguiente llevaba ya 24 horas con la misma ropa y sin ningún sitio al que ir. Estuve en la biblioteca hasta que abrió la oficina donde trabaja la chica que nos estaba ayudando. La chica no estaba pero su compañero (que conocía nuestra historia se ofreció a ayudarnos).

Erasmus Hertfordshire – Malas noticias I

Empezamos con la narración de lo que han sido las dos primeras semanas de mi erasmus en la universidad de Hertfordshire. Si estás planteándote irte a este destino imagino que te interesará conocer cada detalle. Si no es así y empiezas a aburrirte cuando acabe todos los capítulos preparé un resumen con lo esencial.

Antes de llegar

El primer paso que empezó a ir mal fue el application form. La universidad de Hertfordshire lo tiene todo informatizado y para rellenarlo debes de registrarte y luego te mandan tu application number para que puedas rellenar el application form. Sin embargo, yo me registraba pero nunca llegaba nada a mi correo (por supuesto que probé con varias direcciones y revisé el spam y el correo no deseado).

En mayo escribí un mail al coordinador erasmus de allá G. R. Saward y nunca obtuve respuesta (los chicos erasmus del año anterior ya me habían prevenido de que Saward pasaba olímpicamente de los emails).

Por lo tanto decidí ir a la ORI para que echaran una llamada. Al final, mandaron el application form en formato pdf para que lo rellenase. Así lo hice y se suponía que ellos se encargarían de enviarme el application number. Al poco recibí confirmaicón de que mis papeles habían llegado. Pero por supuesto, el applicant number nunca llegó.

Esperé por él porque lo pedían en los papeles para pedir residencia pero claro al final envié la solicitud de residencia en agosto sin ese número.

Como ya estaba nerviso empecé a mandar emails un poco a diestro y siniestro pidiendo confirmación de residencia y mi application number. Pasándose la pelota de unos a otros por fin llego a Peter Lane que es el nuevo coordinador erasmus. Ya estamos a principio de septiembre.

Y ¿qué es lo primero que me dice el coordinador? Que le envíe de nuevo el application form que no tiene mis datos. Pero si están allí desde hace meses! Dice que lleva poco en el cargo como excusa.

Me pide los datos de las asignaturas y tal y el 17 de Septiembre, por fin, me da mi application number. ¡3 días antes de mi vuelo! Yo salía el día 20 porque el día 22 empezaba la semana de ayuda al estudiante erasmus. Junto con el applicant number me manda una carta en la que dice que si no tienes confirmada la residencia mejor no vayas. Me resultó hasta gracioso recibir eso 3 días antes de la fecha en la que se supone que tienes que volar para la universidad. Mandé un correo al servicio de acomodación del que por supuesto tampoco recibí respuesta. Mi humor ya estaba un poco resentido. No era el mejor inicio para volar hacia un país extranjero.

Llegada

Cuando llegué, día 20, había gente de la universidad esperando. Nos preguntaron que a qué residencia nos tenían que llevar y cuando les dijimos que no teníamos nada confirmado aún se les quedó cara un poco rara. Yo ya tenía ganas de hablar con Peter Lane porque TODO el mundo ya tenía arreglada la residencia. Les llegó un papel a mitad de verano para pagar el depósito de la residencia. A mí jamás me llegó nada.

Nos llevaron a la residencia principal College Lane y nos dieron una habitación de emergencia para pasar la noche. Primer sitio donde tuve que dormir. Me dijeron que al día siguiente hablase con acomodación.

Al día siguiente fui a hablar y me dijeron que no quedaba sitio. Yo ya tenía ganas de volverme a España. Sin embargo, nos dejaron 6 días en una de las casas de la residencia ya que estaba libre hasta la siguiente semana (cuando vienen los ingleses). Por supuesto, la tuvimos que pagar. Segundo sitio donde tuve que dormir.

Tenía 6 días para encontrar una casa donde vivir en el mercado privado, hablando en inglés, firmando contratos en inglés y mientras se sucedían las actividades para ayudar al estudiante extranjero. Creo que esta no es la mejor forma de cuidar al estudiante erasmus. Yo había hecho todos los papeles a tiempo y ahora veía que me echaban del campus a encontrar casa por ahí. Me parece un insulto al convenio erasmus.

Por supuesto, fui a hablar con Peter Lane que me dijo que intentaría algo. Quedamos con él para el miércoles. El miércoles me dijo que me había conseguido la residencia. Voy al servicio de acomodación y me dice que nada. Que Peter Lane se equivocó. Que el jueves es la última noche en la residencia.

Yo veía que iba a tener que hacer más malabarismos para poder quedarme que este chico al que fotografié en Londres.

Arte urbano
Arte urbano