E.O.I.

Escribo esto un par de horas antes de hacer el que seguramente será el último exámen de mi etapa de estudiante. En el futuro están las oposicones, pero eso lo considero tema aparte.

Para hoy sólo queda la parte oral. Es la más rápida pero en la que peor se pasa. No tienes mucho tiempo para pensar. Empiezas una frase y a mitad de camino te das cuenta de que no eres capaz de finalizarla. Y ahí es donde entran en acción los nervios. Si eres capaz de doblegarlos encontrarás una manera alternativa de decirlo o incluso, puedes retroceder hacia atrás. Pedir perdón y empezar de nuevo. Si lo haces conscientemente y de forma tranquila no importará mucho.

El exámen este lo considero más un test de autocontrol que uno de conocimientos.

Los resultados no salen hasta el lunes que viene.

Anuncios